Los paulistas ganaron 1-0 en Porto Alegre, esperan resistir los embates del tricolor para meterse en semifinales por segundo año consecutivo y tienen todo a favor para conseguirlo.

Luego de un 1-1 por el Brasileirao apenas horas antes, Palmeiras logró un valioso triunfo como visitante sobre Gremio por los cuartos de final de la Libertadores. Si bien perdió a Felipe Melo por expulsión, es favorito a imponerse nuevamente en San Pablo cuando reciba al tricolor. Los de Renato Portaluppi saldrán a la cancha con la esperanza de un resultado que, al menos, les de vida y fuerce los penales.

El partido

Ambos equipos llegan con un presente adverso en el Brasileirao, aunque Palmeiras consiguió un colchón de puntos en las primeras fechas que lo mantiene a tres unidades del líder, Flamengo. En el caso de Gremio, se mantiene lejos (12°) de la pelea, a 12 unidades de la punta, aunque, a diferencia del Verdao, todavía está en carrera en la Copa de Brasil y, además, viene de imponerse por 2-1 sobre Atlético Paranaense.

Los dos habían llegado a este punto con un buen rendimiento, con los paulistas habiendo ganado seis juegos de ocho (una caída y una igualdad) hasta sumar uno más con el 1-0 en Porto Alegre, mientras que el tricolor se había impuesto en los cinco anteriores a la cita, luego de comenzar con un empate y dos derrotas.

De todos modos, tras imponerse fuera de casa, los dirigidos por Luiz Felipe Scolari buscan hacerse fuertes de locales, condición en la que no pierden desde el 2 de febrero, ante Corinthians por el campeonato paulista (15V-4E).

Por si fuera poco, el equipo gaúcho no consigue un resultado favorable en San Pablo desde el 9 de noviembre de 2008, cuando se impuso por 1-0 por el campeonato local. En los últimos diez partidos en ese escenario, apenas rescató cuatro paridades, mientras que cayó en las seis restantes con 10 goles a favor y 18 en contra.

Así, no caben dudas de que Palmeiras, por más que no necesite salir a buscar el resultado, es el gran favorito a quedarse con un nuevo triunfo para asegurar la clasificación, lo que lleva una cuota de 2.05.

Ventaja a la mitad

El equipo de Scolari probablemente se resguarde ante un Gremio que buscará un gol tempranero que le genere confianza para encarar el partido. Así, podría tener espacios para el contragolpe y anotar rápidamente en la primera mitad.

En sus últimos tres compromisos, el Verdao convirtió a los 13, 14 y 31 minutos de la parte inicial y se fue con la ventaja al descanso. Por eso, un pronóstico atractivo podría ser que los locales ganan a la mitad y al final del juego, que lleva un elevado retorno de 3.30.

Los dos equipos marcan

Ya hemos establecido que el anfitrión probablemente marque en algún momento ante la urgencia de su rival por igualar el resultado, por lo que solo resta evaluar las posibilidades de Gremio de anotar.

En los últimos diez juegos que disputó en todas las competencias, Palmeiras tan solo logró mantener su valla invicta en dos oportunidades: el 4-0 en octavos de final frente a Godoy Cruz y el más reciente de todos, el 1-0 por la ida de esta misma llave.

De esta manera, con el tricolor volcado al ataque, no parece ser una cuestión de si marcará sino de cuándo lo hará, por lo que “Los dos equipos marcan” es otro de los pronósticos difíciles de ignorar del choque, con una cuota de 2.25.

Dónde se gana el partido

No caben dudas de que la gran figura de Gremio es el extremo izquierdo Everton, quien tuvo una destacada actuación en la última Copa América con la selección brasileña. Así, su equipo buscará apoyarse en el desequilibrio que pueda generar por el sector izquierdo para crear situaciones de gol.

Sin embargo, ante Palmeiras queda emparejado con el lateral derecho Marcos Rocha, quien está en un gran nivel y así lo demostró en el juego de ida. En Porto Alegre, el defensor recuperó la posesión de la pelota 10 veces, anulando el peligro para su valla en los metros finales.

Por si fuera poco, la zaga compuesta por Luan Garcia y Gustavo Gómez se impone como un bastión difícil de vulnerar para el ataque rival, por lo que la única posible vulnerabilidad quedará en el centro del campo, ya que Bruno Henrique no tendrá a Felipe Melo (expulsado) como ladero.

De todos modos, el equipo paulista ya logró mostrarse superior al tricolor y, por eso, podría ponerlo en peligro en el contraataque, con la velocidad de Dudu y Willian para desbordar y la presencia de Luiz Adriano en el centro del ataque para empujar el balón a la red.

Información de los equipos

La ausencia más saliente del partido será la de Felipe Melo, expulsado por dos amarillas tras violentas infracciones en el juego de ida, por lo que Scolari deberá buscar un reemplazo en el centro del campo para el brasileño.

En el caso de Gremio podrá contar con la totalidad de sus jugadores, con el único condimento de que el central Walter Kanemann vio la amarilla en Porto Alegre, por lo que podría jugar condicionado, pensando en perderse una hipotética semifinal. De todos modos, su equipo primero necesita ganar, por lo que no resulta probable que se resguarde ante un ataque rival.

Siguiente Noticia

Loading...